¿Por que es tan bueno el juego sensorial?

Desde que Izan tenía 2 años le preparo cajas sensoriales para jugar. Ahora que tiene 5 todavía le sigue gustando. Y no me extraña, pues son muy divertidas, bonitas y  enseñan tanto que puedes estar horas con ellas!

¿Qué es una caja sensorial? Una caja sensorial (también puede ser una mesa, utilizando una mesa de agua y arena) es un recipiente donde colocamos un material sensorial  – puede ser arroz, judías, garbanzos, tierra, arena, water beads, piedras, pompons de algodón ecc – materiales para relacionar con el primero, como por ejemplo vasitos, cucharas, palas y luego algunos pequeños juguetes en miniatura para crear un escenario. Puede ser un pequeño Zoo, una granja, el espacio con sus astronautas, frutas… lo que a tu niño o niña más le guste.

Caja sensorial del espacio: judías negras, toob del espacio de Safari Ltd. y mesa de água y arena Mookie

La intención de la caja sensorial – también conocida como small world o pequeño mundo – es que el niño realice una actividad sensorial pero dentro de un contexto real.

Maria Montessori no utilizó cajas sensoriales, tampoco juguetes en sus escuelas (ella intentó usarlos pero como los niños preferían los materiales, acabó quitándolos), pero en casa no hace falta ser tan estricto. Las cajas sensoriales son una excelente manera de contextualizar el juego dentro de una perspectiva real, simulando hábitats, por ejemplo, a parte de trabajar otros aspectos, como la psicomotricidad fina, la lectoescritura, los números… en esta foto, una escuela montessori utiliza una caja con probablemente comida de pájaros con niños muy pequeños (para que luego digan que no es compatible con el método…):

Casa dei Bambini Foundation School

Solo hay una regla: el niño no debe sacar el material sensorial de la caja. A principio es difícil de seguirla, y más si tenemos niños pequeños, pero con paciencia y persistencia ellos llegarán a hacerlo. Si tiran todo, pues tenemos una oportunidad de enseñarles a usar la escoba también!

24905910932_0e722a1dc1_o
Otra caja del ártico, aquí utilizando “nieve” de bicarbonato de sodio con espuma de afeitar

¿Como presento una caja sensorial a mi hijo o hija? No hay una receta. Lo que hago es observar a Izan por unos días y ver en qué está más interesado últimamente. Por ejemplo, él estuvo una vez hablando mucho conmigo y con su padre sobre el espacio, los planetas, astronautas… así que pensé que sería interesante preparle una mesa sensorial de ese tema. Como tenemos una mesa de agua y arena (el mejor juguete que puedes comprar a tu hijo ever!), la preparé con judías negras, simulando el espacio, y luego los muñequitos y vehículos del toob de Safari Ltd. que compré en Amazon, hace mucho. Dejé la mesa en el centro de su habitación. Cuando él llegó del colegio, al entrar allí luego la vio y pegó un grito de felicidad. Cogió una silla, se sentó y se puso a trabajar. Es excelente para que el niño aprenda a jugar de manera independiente, también.

Water beads con muñecos de la serie Zomlins

¿Pero que se aprende con una caja sensorial? ¿Por que es tan buena para niños? Hay muchas razones para proporcionar esta herramienta, como por ejemplo:

  • practicar conocimientos de vida práctica: los niños pueden explorar con la caja sensorial técnicas como trasvase de sólidos y líquidos, utilizar un funil, ruedas de agua, aprender que algunos cuerpos flotan y otros hunden, ecc
  • es una alternativa para desarrollar capacidades sociales y de autonomía. Si ves a dos niños (o más) jugando juntos, lado a lado, con una caja sensorial luego verás que ellos empiezan a hablar, a charlar, a ayudar uno al otro… “oh, mira como has pasado las judías a este bote!”, “hmmm, también quiero hacer un castillo de arena kinética como el tuyo”…
  • se desarrolla el lenguaje – la experiencia con sus manos, hacer con autonomía algo que están creando es una gran oportunidad para desarrollar el lenguaje, lo que puede ser interesante a niños que necesitan sesiones con logopeda.
  • aprender sobre los cinco sentidos – no es solamente el tacto que se puede trabajar, pero la visión, audición, olfato (con algunas gotas de esencias), paladar (si también se añade algo comestible)… sabiendo que materiales utilizar en la caja es posible conseguir eso todo.

Aconsejo empezar con las cajas sensoriales sobre los 2 años y medio, 3 años, depende del niño si todavía está en la fase oral o no. Si está, es mejor utilizar materiales que no sean peligrosos caso él coma, y estar a su lado bajo vigilancia. Y si a ti no te gusta utilizar alimentos para jugar, no pasa nada – hay alternativas! Papel picado, water beads, comida para pájaros, piedras de pecera…

Caja de dinosaurios: judías y garbanzos para la tierra y piedritas de pecera verdes para hacer de agua. Toobs Dinosaurios del Jurásico y del Mar de Safari Ltd.

Al largo del post he colocado fotos de algunas de nuestras cajas y mesas sensoriales que hice a Izan. Sin embargo, si buscáis en internet por “sensorial bin” o “small world play” encontraréis muchísimas ideas chulas. Un blog que a mí me gusta mucho es Little Bins For Little Hands, y soy seguidora en Pinterest. Clicando aquí, verás todas las tablas de Sarah, la autora del blog. Preparáte porque querrás hacer todo!

Tú ya conocías las cajas sensoriales? Cóntenos en comentarios! Y si no las conocías, que te parece la idea?

 

Anuncios

Un comentario sobre “¿Por que es tan bueno el juego sensorial?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s