La mesa de observación de la flor

Con la llegada de la primavera, Izan y yo vimos muchas flores por la calle cuando vamos al cole o a la clase de natación. A él le encanta parar para observarlas. A veces coge una y la regala a mí. Entonces pensé que era la hora de presentarle esta actividad.

Utilizamos el puzzle de la flor montessori, de Jaisa Educativos , tarjetas de las partes de la flor de Creciendo con Montessori , el libro “La Flor” de la editorial SM que cogí en la biblio y también una amapola real, que cogí en la calle. Además, una lupa de Learning Resources y la lupa de observación de insetos.

Al buscarle en el cole, le dije que había sorpresa en casa. Él luego quiso saber lo que era y sólo se tranquilizó cuando le contesté que era una actividad montessori nueva.

Fuimos a la clase de natación y pensé que se olvidaría. Para nada! Al llegar en casa dijo que quería ver la actividad y al encontrar las mesitas preparadas en su habitación pegó un grito, como siempre. Un día tengo grabar un video para que veáis.

Después de ver todo que había, se sentó. Yo me puse a su lado. Primero le leí el libro de la flor, pero estaba ansioso para utilizar el material y no sé si escuchó todo… Je, je.

img_9058
Luego se ha puesto a montar el puzzle, que le encantó. No es tan fácil como parece, es fácil confundirse con las piezas de los pétalos y de los pistilos, pero él lo ha hecho muy bien. En seguida, usamos las tarjetas y asociamos las partes con el puzzle.

img_9059
Él estaba ansioso para usar la lupa de animales. Había un pequeño capullo en la amapola y él quiso abrir para ver si salía rojo, rosa o blanco, como su padre enseñó. Le dije que íbamos a estudiar la flor por dentro y noté que él no quería tocarla, como si no quisiera hacerle daño. Así que le dije que usaríamos el capullo que él abrió.

img_9062
Al quitar los pétalos, Izan fue con mucho ímpetu y le dije, bajito: “un científico respeta el cuerpo del ser vivo que va a estudiar; hay que sacar el pétalo despacito”. Y así lo hizo. Quitó los pétalos casi pidiendo permiso. Fue precioso. “Y ahora, mami?”, “Ahora pon el pétalo en la lupa de insectos”.

img_9063
La lupa, aunque está pensada para visualizar insectos, también ayuda a ver las partes de la flor por aumentar los detalles, y se puede ver desde arriba o desde al lado. Así descubrimos que el talo de la amapola tiene “pelos”. También observamos los estambres y encontramos el pistilo escondido.”Mira mami, míralo, aquí está!”, me lo ha dicho, en voz bajita. Que bonito es aprender así!

Después que terminamos la observación, Izan dijo que era necesario colocar los estambres en agua. “No hace falta, mi amor”, le dije, “la flor ya está muerta”. Bueno, bueno… Sus ojos eran como platos, y con un tono de pena en la voz, preguntó “pero por que?”, y le contesté: “es que a veces, para que un científico estudie un ser vivo, es necesario hacerlo cuando este está muerto. Tuvimos de abrir la flor para verla por dentro, entonces la matamos”. Pensé que lloraría o que, totalmente al revés, dejara la flor muerta como si fuera basura. Pero mi niño me ha sorprendido otra vez y contestó un “oh”, como quién dice “lo veo, pero es triste”.

Cuanto a la flor más grande, vimos exteriormente. Encontramos las raíces y otro capullo chico. “Mami, esta sí hay que dejar en el agua eh! Para que nazca éste”. El amor a todos los seres vivientes, hasta a una amapola de la calle. No es hermoso?

La actividad no terminó ahí! Hemos plantado un grano de judía pinta en el algodón mojado, un experimento muy común entre los niños de Brasil (yo planté varios así, vaya) e Izan se puso contento al ver la semilla abierta. Muy en breve saldrán las raíces, el talo y las hojitas.

img_9053
También planté un hueso de aguacate de Brasil, que una amiga me ha regalado. Los aguacates brasileños son más grandes que los que encontramos en España y son riquísimos para comer con azúcar o en batidos. Colocamos el hueso en el agua, y en 15 días, más o menos, salen raíces. El árbol del aguacate es muy alto y puede tardar cinco años en dar frutos. No sé si lograremos con el clima de España (no lo creo, la verdad) pero decidí probar. Enseñé como crece la planta que será el árbol del aguacate a Izan, por un vídeo de Youtube, y a él le ha encantado. Hoy, antes de ir al cole, quiso ver si ya había aparecido las raíces.

En fín, fue una experiencia muy bonita, no esperaba que le hiciera tanta ilusión. Me ha encantado verle tan preocupado con las plantitas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s