Mezclando colores y creando tonalidades

Hace algunas semanas que llevo pensando en preparar una versión DIY (do it yourself, hágalo tú mismo) de la caja de colores número 3 para Izan. Para quién no sabe, en Montessori hay tres cajas de colores, la número 1, la 2 y la 3. Son materiales sensoriales para que los niños aprendan sobre los colores primarios, secundarios, hacer parejas y luego, en el caso de la 3, asociar tonalidades, de la más oscura a la más clara.

Como Izan ya tiene 5 años, las dos primeras cajas serían muy fáciles para él, pero a veces pienso en hacer la caja 3 como estímulo sensorial de colores. Tengo ya el material en casa y estoy retrasando en hacerla (así como los cilindros de sonido, parados en un cajón hace dos años, oh Dios!). La verdad es que no tengo claro si le gustará o si le aburrirá. Es un material muy bonito, pero aun así no estoy segura.

Así que, por ahora, estoy trabajando los colores con él de otra manera: mezclando temperas de colores primarios, negro y blanco, para formar colores secundarios y sus tonalidades. En Semana Santa lo probamos y la verdad que le gustó mucho.

Compré los botes de tempera en un bazar y también botes de ketchup. La idea era colocar tempera en cada bote de ketchup para que él pudiera apretar en el momento de utilizar y así también trabajar los músculos de las manos y de los brazos.

A Izan siempre le gustó mucho pintar y dibujar pero últimamente está necesitando un poco de incentivo, así que fui con él hacer una pintura a cuatro manos, nosotros dos juntos. Le encantó la idea, es un niño que pasa muy bien en actividades grupales y así se animó a pintar y a probar con los colores. Una vez los materiales puestos, y también con los delantales vestidos, le expliqué que íbamos mezclar colores.

pintura1

El resultado fue este que puedes ver en la foto de arriba: pinté algunas frutasy flores del lado derecho y él ha creado lo que deseaba en el izquierdo.

Al mezclar los colores, le preguntaba “que resultará si mezclamos amarillo con azul?”, una pregunta que él ya sabía contestar porque ya habíamos mezclado anteriormente con rotus. “Verde”, contestó. “Eso es. Pero y si metemos un poco de blanco, que pasará?”, le pregunté. Y así fuimos descubriendo las tonalidades.

pintura3

Fue una actividad sencilla, barata y muy divertida. A parte de aprender colores y descubrir causa y efecto, él ha trabajado los músculos apretando los botes, practicamos lenguaje y lo mejor: estrechamos lazos al hacer una actividad juntos.

pintura2

Al final, la pintura fue para su “wall of fame”, la pared de su habitación donde colgamos todas las pinturas y dibujos más bonitos o especiales (la primera vez que dibujó nuestra familia, a él mismo ecc).

Muy en breve, escribiré más sobre artes con niños, que es un tema que me encanta y que no veo mucho en los blogs montessori, no sé porqué. Os animo a probar en casa!

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s